Visita Países Bajos: Tierra de lácteos

Es mi primera visita a los Países Bajos y a minutos de aterrizar en Ámsterdam me llama la atención desde el aire el extenso cuadriculado verde que forman los canales sobre sus praderas. Sabía que era un país de canales, pero desconocía la magnitud de ellos. El nombre de este país no es capricho pues gran parte de su superficie está bajo el nivel del mar, incluso hasta 7 metros bajo el nivel del mar.

Los Países Bajos tienen una superficie de 41.000 km2 (7.000 menos que la región de Los Lagos), donde coexisten alrededor de 15.000 predios lecheros que producen unos 15 mil millones de litros de leche con 1,5 millones de vacas. Un 65% de la leche es exportada como fórmulas infantiles y quesos. Para sus habitantes el queso es fundamental, consumen unos 26 kg per cápita de queso al año: gouda y ahumado; frescos y añejos; de Holstein, Jersey, cabra y oveja. Además, a clásicos sabores como el orégano, el comino y el pimentón, se suman el pesto, rocoto, miel, lavanda y hasta coco ¡una delicia! También este país es el principal exportador de carne para el consumo de la UE.

Ana Strapinni, integrante del Comité de Bienestar Animal, trabaja hoy igual que su marido Gustavo Monti, en la Universidad de Wageningen ubicada a 84 km al sureste de Ámsterdam. Esta universidad es la n°1 a nivel mundial en agro ciencias y la más importante de los Países Bajos. Ana nos ha organizado a Enrique Bombal, profesional de DeLaval y miembro del Comité de Bienestar Animal y a mí, un tour técnico por la universidad y su campus experimental lechero “Dairy Campus”. También visitaremos un predio lechero gracias a la gestión de Mariana Bustos, quien trabaja en la empresa Agrifirm.

Salimos un lunes a las 7:15 de la mañana de Wageningen hacia el Dairy Campus en Leeuwarden al norte del país. Es la primera quincena de otoño y los Países Bajos han pasado por uno de los veranos más secos y calurosos que recuerdan. Aun así, desde la carretera el paisaje se ve verde, y angostos canales reemplazan los cercos de los potreros donde pastorean tranquilamente las vacas. Los planteles productivos son numerosos y recién están empezando las cosechas de maíz.

En el Dairy Campus hay un letrero de bienvenida para los invitados de Ana, y nos recibe Fedde de Jong para mostrarnos las instalaciones y las principales investigaciones que se están realizando mientras Gustavo va con su equipo a trabajar en su proyecto. Lo primero que me llama la atención es el edificio de la recepción, lleno de motivos bovinos y completamente diseñado para actividades de extensión, con 2 salas para presentaciones y una “escalera” ancha que parece cumple la función de pequeño anfiteatro.

Desde ahí salimos con Fedde al primer galpón de investigación con 2 lotes de vacas. Uno de los lotes es monitoreado con sensores aéreos y son ordeñadas en un robot cuyo comedero está conectado a un equipo de medición de metano y CO2. El otro grupo está encerrado por telones que permiten un flujo forzado hacia el techo del galpón igualmente para la medición de gases, en este caso para medir amonio. En el segundo galpón de investigación, están midiendo los efectos de 3 dietas distintas: con trébol, con chicoria y con 7 venas, en la emisión de gases medidos en cajones de alimentación.
Las vacas son ordeñadas en una lechería rotativa, donde también Gustavo busca la mejor forma de ubicar sus equipos para obtener datos que alimenten su proyecto de desarrollo de un modelo en pododermatitis. Junto a la sala, Fedde nos muestra un container que en su interior tiene un equipo de condensación portátil experimental que reduce en un 50% el volumen de la leche y aumenta en un 25% el contenido de sólidos, facilitando el almacenamiento en el predio sin perder calidad, lo que también es un beneficio para la industria al reducir el volumen a transportar hasta la planta. En este caso el agua residual es utilizada por una cervecería y parte de la leche concentrada es enviada a una escuela agrícola donde prueban nuevas recetas lácteas.
En el siguiente galpón se encuentran igualmente midiendo emisiones con extractores en el techo, en este caso evaluando el efecto de la separación de heces y orina mediante suelos de goma diseñados para ello. La visita va terminando con el corral de preparto y ternerera. Nos muestran a lo lejos una planta de biogás que fue vendida por la universidad ya que sus residuos no eran suficientes para hacerla rentable.
Agradecimos la visita y buena disposición de Fedde para seguir nuestra ruta hacia el predio familiar. La medición de emisiones concentra la atención de este campus lo que en estos tiempos no sorprende. En una lista de 184 países que informan sus emisiones de CO2 y se ordenan de menos a más contaminantes, los Países Bajos se encuentran en el lugar 150. Un foco del gobierno para reducir emisiones en el contexto del “calentamiento global” está hoy en reducir el tamaño de los rebaños. ¿Cuál es la posición de los ganaderos? Observando la ruta respondimos a esta pregunta.
M. Alejandra Viedma C., médico veterinario.
Coordinadora Área Producción de Leche, Consorcio Lechero.

3 comentarios en “Visita Países Bajos: Tierra de lácteos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba