Suplementación

Consorcio Lechero > Tecnoláctea > Forraje y Alimentación > Suplementación

La mayoría de los sistemas de producción de leche deben recurrir a la utilización de la suplementación alimenticia para manejar la variabilidad, tanto del volumen, como de la calidad del forraje disponible en la pradera. Estos alimentos, ya sea se clasifiquen como voluminosos (Ej: cultivos suplementarios, ensilaje y heno), concentrados (Ej: granos de cereales y leguminosas) o aditivos (Ej: vitaminas, minerales, aceites, etc.), ayudan a corregir la deficiencia o exceso de uno o más nutrientes, reparando entonces el déficit de producción y composición de la pradera. Lo anterior permite finalmente un adecuado consumo por parte de los animales y además resguarda a la pradera de un sobrepastoreo que pueda significar su futura degradación.

suplementacion

Figura n° 1: Clasificación de alimentos (Libro “Suplementación de vacas lecheras a pastoreo”, Capítulo 3)

En general, el costo de los suplementos es mayor que el costo de la pradera, por lo que deben ser utilizados estratégicamente si lo que se busca es maximizar la producción y utilización de la pradera, y optimizar la rentabilidad del negocio lechero. En pastoreo, la decisión de la cantidad y tipo de suplemento a utilizar dependerá de diversos factores, tales como la carga animal, el nivel productivo de los animales, la composición deseada de la leche, la relación de precios entre la leche y el alimento suplementario, además de los posibles efectos de la suplementación en el peso vivo y eficiencia reproductiva de los animales.

A pastoreo la suplementación no debiera superar el 30% de la dieta total en términos de materia seca. Bajo esta condición será la cantidad y la calidad de la pradera lo que defina los parámetros fisiológicos nutricionales y la productividad animal. Al contrario ocurre cuando el o los suplementos pasan a constituir más del 40 % de la dieta, estos son los elementos que definirán entonces el comportamiento animal.

El efecto de largo plazo producido por la pradera ahorrada o no consumida durante el período de alimentación suplementaria, dependerá de cómo ésta sea utilizada con posterioridad. En la medida que la utilización de la pradera adicional mejore el nivel alimenticio de las vacas, podrá aumentar la productividad de la lactancia en curso o de la siguiente. Por otra parte, la mayor disponibilidad de alimento y la mejor condición corporal de las vacas que reciben suplementación, les permitirá ciclar más tempranamente y tener una mejor oportunidad de preñarse en el período de encaste. En animales que se manejan en sistemas estacionales, estos podrán tener más días en producción de leche en la próxima lactancia. Por lo tanto, si se mejora la respuesta reproductiva del rebaño, los beneficios serán significativos.

 

Consorcio Lechero, 2013
Con el aporte de:
Rubén Pulido F.
Médico Veterinario, Mg. Sc, Ph.D.
Universidad Austral de Chile

  Referencias:
-Pulido, R., Parga, J., Lanuza,F., Balocchi, O(Eds). 2011. Suplementación de vacas lecheras a pastoreo. Consorcio Lechero. Osorno,Chile. 91p.